¿Te sientes menos productiva últimamente? ¿Sientes que no llegas a hacer todo lo que te gustaría hacer en el día…? ¿Planificas tu lista de tareas y al acabar el día sólo has tachado un tercio o la mitad? ¿Sientes que tu día se pasa volando y que realmente no has “hecho nada”?

Te entiendo, yo a veces, también me siento así, pero antes de hablar de productividad o de organización… Siento que necesitamos hablar de auto-exigencia

¿Cómo crees que debes emprender? ¿Qué horario sientes que has de tener o pensabas que tendrías? ¿Qué cosas crees que debes hacer diariamente? ¿Qué cosas crees que debes hacer y se van acumulando en una lista de tareas…? Y un pasito más allá… ¿Creías que en la cuarentena / confinamiento debías continuar haciendo las mismas cosas que hacías?

Escribe y reflexiona

Una vez tengas todas esas frases / estructuras te invito a cuestionarlas… ¿esto es al 100 % verdad? ¿esto me hace sentir libre y expansiva o rígida y pequeñita? ¿has tenido en cuenta tu situación actual (a nivel: emocional, personal, familiar…) o simplemente ibas replicando eso que creías que era “ser productiva”?

Ahora más que nunca, hay un fuerte llamado al revisar: ¿qué estructuras deseo continuar cultivando? ¿qué paradigmas quiero seguir nutriendo? ¿qué elijo creer y por tanto crear?

Y desde ahí:

¿Qué horarios sí pueden sostener mi vida actual? ¿Qué pequeño paso puedo añadir a mi rutina o día que me impulse hacia esos valores – brújula? ¿Qué límites he de crear y sostener?

¿Qué he de soltar?

S-I-M-P-L-I-F-I-C-A (sobre este tema tengo un vídeo poderoso en Youtube en la serie de “Emprender en tiempos de incertidumbre: Cápsula 4”

Por ejemplo:

Antes, tenía el despacho / la casa para mí sola, podía estar toda la mañana sin ninguna distracción, hacía sesiones de x a x hora y el resto me organizaba 30 min para redes sociales, 30 min para e-mails

En este confinamiento, me he encontrado con otra realidad: la casa llena, mis emociones a flor de piel, más incertidumbre que nunca, pasando horas mirando redes para inspirarme, distraerme, desconectar y sentirme mejor, siento que no puedo abarcar tantas sesiones, lo intento pero acabo desgastada, paso varias horas mirando internet y respondiendo e-mails y acaba la jornada y siento que no he hecho tanto como hacía, me siento mal, me siento frustrada y sigo angustiada y cansada, los días pasan y cada día me agobio más

OK! Ese es nuestro punto ACTUAL de partida, recuerda: lo que fue, fue, ahora con lo que es… ¿qué puedes hacer?

¿Qué es lo que más te gustaría? Sé concreta: tener más tiempo para mí, para mi familia, crear algo nuevo, conectar con mi comunidad, estar al servicio… ¿Qué es esa única cosa que quieres aportar a diario? ¿Qué es eso que te falta y tu alma anhela?

Cuando lo tengas… ¡celebra! Estás a un paso de hacerlo realidad, ya has tomado conciencia, primer paso hecho

Siguiente: Escríbelo cerca y antes de acabar el día o al iniciar tu día piensa: ¿Cómo podría incorporar 10 min / 20 min / 30 min de este objetivo actual en mi día?

Sí, nos centramos en 1 solo, porque… si repasas toda esa lista interminable de tareas te darás cuenta… de que la mayor parte no eran prioritarias, por eso no las hiciste, y que el resto quizá, no te hacen tan feliz, por eso no las hiciste. Así que elige liberar lo que lleva tiempo cogiendo polvo en esa lista y si tiene que volver, volverá.

Y ahora… Límites: ¿Cuánto tiempo quieres estar en redes? ¿Cuánto tiempo diario quieres invertir en aprender / leer noticias / estar contigo / estar con tu familia / estar con tus clientes / responder e-mails / responder redes…? Escribe una idea, teniendo en cuenta tu situación actual, quién eres, cómo eres , tu brújula y tu objetivo principal

Y desde ahí, organiza. Otra cosa que me encanta hacer es tener cerquita mi misión este año: ese gran valor y visión que quiero aportar en este año y revisar si las tareas y acciones que hago me acercan o alejan, este año mi objetivo: expandir mi mensaje y ayudar a muchas más personas, de él han salido valiosas colaboraciones, como ir a @loficideviure, la salida del curso online #EmprenderconAlma y ahora el Programa Liderazgo desde el Ser…

¡Celebra! Agenda tiempo para celebrar cada paso, es tan importante como organizar, celebrando y agradeciendo tomamos impulso para continuar.

¿Añadirías algo más?

Te leo en los comentarios

Shares
Share This