Hace unos días pregunté qué temas os gustaría tocar en los próximos contenidos y uno muy repetido fue el del dinero (tener o no tener suficiente, no saber gestionarlo, sentirme mal al respecto…)

Hoy os quiero compartir cosas que me han ayudado a mi personalmente, pero también a mis clientes y alumnos, la primera es

Honrar, respetar y nutrir mi energía

Cada persona y cada energía es diferente, tú y sólo tú sabes mejor que nadie qué proyectos, lugares, entornos, estrategias, horarios te hacen sentir feliz / satisfecho / exitoso / seguro

Y para poder simplificarlo un poquito más quiero guiaros a diferentes formas de cuidar, honrar y respetar tu energía través de las diferentes tipologías del diseño humano (si no sabes cuál es la tuya tienes más info en los stories destacados)

Manifestadores: cuida tu energía haciendo lo que te dé la gana, honrando tu innovadora y rápida iniciativa, y crea, CREA MUCHO o… no🔥tú eliges

Generadores y Generadores Manifestantes: honra tu energía enfocándola en proyectos, personas, lugares que te hagan sentir bien, tu alegría es contagiosa

Proyectores: la primera forma para honrarnos y respetarnos es reconocer nuestro valor, nuestra intuición y guía, trabajar en nuestra auto-estima y descanso, recordando que cuando nos divertimos, somos magnéticos

Reflectores: cuida tu entorno (rodéate de personas, proyectos, lugares que te hagan sentir feliz, bien) respeta tus tiempos y si puedes, recárgate paseando por la naturaleza

La segunda parte… Viene primero con una reflexión: ¿Con tus precios llegas a fin de mes? ¿Puedes sostener la vida que deseas? ¿Te sientes estancado o te sientes agotado tras tus servicios o productos?

Plantéate por qué pusiste esos precios, realmente los hiciste centrado en ti (en tus valores, en tu experiencia, en lo que aportas, en la vida que deseas vivir) o lo hiciste pensando y centrado en otros (lo que el resto de personas ponía como precio, lo que veías a tu alrededor)

Es el momento de reconsiderar y reconocerte y después

Abrirme a recibir

No es la más fácil, pero es un músculo que ir practicando. Abrirte a recibir pasa por escuchar y observar esos pensamientos que llegan a ti cuando has leído (o te has planteado) la idea de subir o cambiar precios, ¿qué pensamientos llegan a ti?… Escríbelos, léelos y transfórmalos ya sea:


1) Rebatiendo…¿Esto es al 100 % verdad? ¿Qué otras cosas buenas podrían pasar?

2) Si me contara este pensamiento una persona que amo (mi pareja, mi amiga, mi familia…)…¿Qué le diría? ¿Cómo le respondería?

Una de las partes clave de recibir más, de abrirte a la abundancia que te rodea es liberar todo lo que te pesa y bloquea. Y luego te recomiendo que cuando tengas un ratito a solas, respires hondo, abras tus brazos y pienses o digas en voz alta: ahora sí, ahora estoy preparada y abierta a recibir todo lo que es para mí, estoy preparada para recibir milagros y magia cada día. Así sea, hecho está.

Shares
Share This