Llevo unos días muy intensos… tras la luna llena se han movido muchas cosas. ¿Tú cómo estás?⁠

Siento que no soy la misma persona que era hace unas semanas, a veces, ni unos instantes⁠

Esta continua fluctuación unida a la educación de Nala (compañera de camino perruna) muchas veces me ha dejado K.O., con poca fuerza, muchas ganas de estar para dentro, no saber ni qué hacer para cuidarme e ir bajo mínimos haciendo lo posible y lo necesario⁠

Hace unos días dije… ¡ya basta! Basta de estar escuchando lo que debería hacer, de estar pensando (en exceso) en el otro (sobre todo con la educación de Nala, esto se me re-activó) y de volver a centrarme en:⁠

1) Cuidarme primero⁠
2) Sostenerme⁠
3) Sostener y cuidar a otros (perrita incluida)⁠

Como te decía en el vídeo de Youtube sobre Ascensión y Emprender… ¡ya tenemos bastante con existir y formar parte del planeta en este momento!⁠

Y como te dije casi llorando de la emoción en el vídeo: si supieras y vieras en perspectiva, desde la mirada de los seres que te acompañan y desde la luz que eres: todo lo que haces, todo lo que mueve, sana y expande la frecuencia tu presencia… te celebrarías y abrazarías bien fuerte⁠

En este camino de cuidarme primero decidí volver a madrugar y comprometerme conmigo misma: asearme y mimarme (limpiar lengua, beber una infusión templadita, ponerme la crema que con tanto cariño me formuló @isabelpecino ), vestirme, meditar – respirar (estoy practicando con @stevielwright_ en su membresía The Breath Channel) y luego canalizar⁠

Ayer surgió esta frase al comenzar a canalizar para compartir contenidos que impulsen y transformen así que si te vibra, es para ti:⁠

“La libertad comienza en la escucha, en crear tus estructuras desde tus límites y prioridades.⁠

Los límites generan expansión del Ser,⁠
son una paradoja de la vida,⁠
un guiño cósmico.”⁠

Te abrazo alma libre, expandida, poderosa y soberana.⁠