¿Fantasía o realidad?

Si me lo hubiesen preguntado hace 3 años… hubiese dicho eso es una fantasía…¡¿cómo siendo autónoma voy a recibir dinero cada día?! ¡¿cómo voy a tener identificado un dinero mensual que llega cada mes?! ¡¿cómo va a ser eso posible si ser autónoma simboliza incertidumbre y desconcierto?!

Años de liberar creencias, re-establecer una relación sana con el dinero, entender que existen diferentes formas de ofrecer servicios y de organizar formas de pago, ensayos y errores y diferentes pruebas (que no fracasos, porque honestamente me han llevado a donde estoy ahora y eso para mí, ya es un éxito)…

te digo que es mi realidad, aunque hay excepciones:

De hecho este post surge porque, hace unos días en una sesión individual con un alma maravillosa, me dí cuenta de su sorpresa cuando le comenté: “estos últimos días me he dado cuenta de que algo pasaba a nivel interno…porque no he recibido dinero en varios días” y claro… al ver su sorpresa me dí cuenta: wow, qué curioso que me haya dado cuenta de mi realidad interna a través de este dato, qué fuerte que esta sea mi realidad

Tras trabajar a nivel interno: algunas creencias sobre el vacío (justo en esos días estaba haciendo el deep detox con @paloma_arbol), confiando fuerte, abriéndome de nuevo a la abundancia que somos en esencia, abriéndome a recibir milagros, todo volvió a su cauce: la rueda continuó girando y así sigue

¿Qué he hecho para que de manera recurrente reciba dinero a diario?

1) Creer que es posible, fervientemente, entendiendo que es la realidad que quiero vivir y que el Universo / Dios / la vida sostiene a los proyectos que nacen del corazón

2) Ofrecer lo que me nace del corazón, entendiendo que en el disfrute, que en el placer, que en la felicidad está la guía

3) Creando diferentes formas de trabajar que sostengan esa realidad recurrente: formas de pago de mis mentorías individuales o del curso online, la membresía ElevaLab (todo comenzó con lo que fue el programa grupal, ese fue mi primer servicio de pago recurrente, cada trimestre un nuevo grupo, cada trimestre nuevos pagos recurrentes)

¿Te gustaría que fuera tu realidad? Decrétalo, escríbelo, recítalo, baílalo